Coolhunting político: diez razones para aplicarlo en este año electoral

Artículo por María José BayoMaría José Bayo

about.me/mariajosebayo

Twitter: @mariajosebayo 

2015 va a ser año de elecciones en España. En pocos meses se celebrarán municipales, autonómicas, generales y, además, previsiblemente, primarias para elegir el candidato o candidata del PSOE a la Presidencia del Gobierno. Si quieres innovar en medio de esta vorágine electoral, te haría una sugerencia: pon un coolhunter en tu vida.

Coolhunting en Política

Poco a poco, los partidos políticos en nuestro país han ido permitiendo cierta profesionalización a la hora de afrontar campañas electorales, aunque ésta no se aproxima, en absoluto, al país que ocupa la primera posición como referente en este ámbito: Estados Unidos. Asimismo, han ido incorporando lentamente elementos propios del marketing para explorar fórmulas novedosas de aproximación a sus posibles electores.

barack-obama-yes-we-can

Algunos políticos, lamentablemente una minoría aún, han aprendido a recurrir a los sociólogos no sólo a la hora de medir la posible popularidad de candidatos o la intención de voto al partido tal o cual, sino para conocer las preocupaciones reales de la ciudadanía. Son conscientes de que así pueden plantear alternativas más cercanas al electorado e ir incluso más allá, conocer la respuesta que tienen sus acciones en las personas.

Probablemente, si los partidos prestaran más atención a la letra pequeña de las encuestas y no sólo las utilizaran para hacer cábalas sobre resultados electorales, contribuirían a combatir la brecha creciente entre ciudadanía y política, atenderían mejor las necesidades de las personas y ayudarían a situar los auténticos problemas de los ciudadanos como protagonistas de la ‘agenda-setting’.

crowdsourcing-people-platform

Pero quizás muchos políticos desconozcan que hay una disciplina, que se nutre de la comunicación, el marketing, la sociología o la psicología, entre otras materias, y que facilitaría la ardua tarea de romper barreras entre electores y candidatos en esta situación de crisis. Se distingue fundamentalmente de la sociología en su orientación claramente hacia el beneficio comercial, en el caso de su aplicación por parte de empresas.

El Coolhunting ha sido tradicionalmente relacionado con el sector de la moda, lo cual ha provocado que se le vincule con una imagen, rodeada de cierta leyenda, que poco tiene que ver con su realidad. En la actualidad, vive un auge innegable con ejemplos de aplicación exitosa en muchos sectores, no sólo en aquél. Entonces ¿por qué no plantear también su desarrollo en el ámbito político? Engloba fórmulas novedosas de investigación que pueden garantizar un correcto posicionamiento o la diferenciación de un producto o servicio en un mercado tan saturado como el actual y con condiciones económicas adversas.

Con el deseo de mantenerse al día, grandes empresas recurren a estos profesionales para conocer las tendencias del mercado y poder adelantarse a su competencia. Son planteamientos que encajan claramente en el abanico de aspiraciones de un partido. Considero, por tanto, que el Coolhunting Político es un concepto que llega para quedarse. Por ello, te presento una serie de claves que podrían ayudarte a decidirte a optar por esta disciplina , si aún no lo has hecho, para innovar en Política:

1.- Detección de indicios de cambio

El proceso de investigación y análisis de tendencias comienza con la percepción de indicios de que algo está cambiando en la sociedad o en el entorno que se esté analizando. Este tema resulta esencial para la Política, que debería estar continuamente al tanto de dichas señales. Esta observación de la realidad es especialmente significativa en una coyuntura de crisis como la de los últimos años, en la que muchos de nuestros paradigmas se han tambaleado y se han modificado algunos de los que considerábamos hasta ahora valores esenciales.

2.- Adaptación de las acciones políticas a una demanda real

Conocer las tendencias sociales ayudaría a los partidos a adaptar sus acciones y la comunicación de éstas a aquello que realmente esté demandando la ciudadanía. Evitaría que un candidato se presentara como algo más parecido a un extraterrestre que a una persona con los pies en la tierra y hablando de lo que verdaderamente interesa. Igualmente, conduciría a los gobernantes, desde el menor al más alto nivel, a actuar en función de lo que realmente se espera.

3.- Innovación

El panorama político en España ha vivido en los últimos meses una fragmentación a raíz de la irrupción de nuevas formaciones políticas, que hace aún más difícil realizar propuestas innovadoras. El Coolhunting permite conocer las tendencias y a partir de ahí se convierte en una invitación a innovar. Además, un buen coolhunter indica los beneficios de asumir lo marcado por dichas tendencias y advierte del riesgo de no hacerlo. Todo ello se traduce en beneficios o pérdidas económicas en el caso de las empresas.

4.- Monitorización

Los coolhunters han desarrollado procedimientos propios y aplican herramientas para monitorear continuamente todo lo relevante en relación al sector en el que estén trabajando. Este aspecto adquiere mucha importancia para la Política, especialmente en un contexto como el actual, en el que se ha alcanzado tal desarrollo de los nuevos medios sociales en Internet.

5.- Interpretación de los cambios

A nuestro alrededor, al igual que en entornos no tan cercanos, se están produciendo continuamente cambios significativos, modificaciones de comportamiento, actitudes colectivas distintas, movimientos sociales nuevos… el Coolhunting ayuda a detectarlos, a alinearlos con macrotendencias para así interpretarlos correctamente y conocer si serán asumidos por una mayoría social. Del mismo modo, permite darles un significado, rascar la superficie para comprobar qué hay detrás, y todo ello podría resultar indudablemente útil en Política.

6.- Diferenciación

Muchos expertos sostienen que el auge actual de esta disciplina relativamente nueva (sus orígenes se sitúan en la década de los años 90 del siglo pasado) se debe a que muchas empresas actuales deben hacer frente a la hora de posicionar sus productos o servicios a un mercado saturado, a un consumidor mucho más crítico, más cauteloso y con mayor poder. Para un representante político la capacidad de adelantarse a sus adversarios y posicionarse correctamente es igualmente esencial.

crowdsourcing

7.- Seguimiento de líderes de opinión, ‘trendsetters’, ‘mavens’ o ‘influencers’

El Coolhunting Político puede monitorear información relevante de líderes de opinión que resultará de enorme utilidad en el desarrollo de los planteamientos estratégicos en comunicación. En concreto, los coolhunters sabrán distinguir información de interés para tu organización entre toda aquella que generen los ‘trendsetters’, ‘mavens’, ’influencers’, así como otros perfiles similares, cuyas opiniones han alcanzado una gran importancia a raíz de la eclosión de las redes sociales.

influencer

8.- Trascender de lo local a lo global y al revés

Se trata de detectar fenómenos locales significativos que al ser comparados con otros valores globales revelan “nuevas sensibilidades emergentes”. El coolhunter,  es capaz además de estar pendiente no sólo de lo que ocurre en muchos sectores al mismo tiempo, sino también de lo que pasa en diversos lugares a la vez, como bien explica Francesco Morace del Future Concept Lab, entrevistado por nuestra amiga Belén Torregrosa. Está capacitado para explicar un proceso local vinculado a una microtendencia con un lenguaje global, relacionado con macrotendencias.

2012-01_global-local_w734

9.- Anticipación

La capacidad que tienen estos profesionales para anticipar los gustos de los consumidores, en el ámbito empresarial, sería de gran utilidad en su aplicación al entorno político. En cierto modo, los coolhunters anticipan el futuro para ganar el presente. Adelantar las que podrán convertirse en demandas ciudadanas más adelante puede cargar de creatividad y de mayor aceptación la acción política. Por ello, la apuesta por candidatos, partidos políticos, instituciones, ayuntamientos, administraciones públicas en general, por el Coolhunting no debería limitarse sólo a períodos electorales. Al contrario, resultaría especialmente útil para gobernar o aspirar a hacerlo atinando mucho más en las propuestas.

10.- Impulsar una relación más empática

Como explica el consultor político Antoni Gutiérrez-Rubí, existe un concepto fundamental para la Política que, sin embargo, no es asumido como tal por muchos de nuestros representantes, mientras crece la perplejidad de los ciudadanos ante la ausencia de respuestas. Se refiere a la empatía.

Me pregunto si la Política podrá sobrevivir si permanece ajena a esta realidad sin desarrollar esa fuerza empática imprescindible. “Esta capacidad (o incapacidad) de comprender a los demás, y cómo puede cambiar nuestra manera de relacionarnos y de organizarnos socialmente, es la clave”, dice el autor.

La investigación desarrollada por el Coolhunting contribuye a ampliar el conocimiento de la sociedad que nos rodea y con ello puede facilitar una relación más empática de los políticos hacia los ciudadanos en general.

empathy-1-part-2

Artículo de María José Bayo para la Asociación Andaluza de Coolhunting

Anuncios

Una respuesta a “Coolhunting político: diez razones para aplicarlo en este año electoral

  1. Pingback: Andaluzas 2015: lecciones de una campaña electoral atípica | COMUNICACIÓN Y TENDENCIAS·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s