Tendencias en packaging 2015

Abel Ramírez RiveroAbel Ramírez Rivero

@AbelRRDesign

Behance AbelRRDesign

16 de Noviembre de 2014

Tendencias en packaging 2015

Introducción

El packaging ha evolucionado exponencialmente en los últimos años debido a la mayor competitividad de los mercados y la sofisticación de un usuario mucho más exigente e informado. La investigación de nuevos materiales, la aplicación de originales campañas publicitarias y el lanzamiento de ingeniosos formatos de producto son las claves que marcarán tendencia en el próximo año 2015, sin dejar de lado la sostenibilidad por supuesto.

Envases verdes

La sostenibilidad es uno de los retos a la hora de diseñar y plantear el packaging de un producto. Y no hablamos solamente de que este sea reciclable o reutilice materiales desechados. Se trata de minimizar el impacto medio ambiental, planificando los procesos para ahorrar energía y materias primas. Además debería analizarse el ciclo de vida del producto y plantear soluciones para su desecho y clasificación final.

Una buena optimización del diseño puede disminuir considerablemente la cantidad de material necesario en el packaging y reducir el volumen que se necesita para su distribución, dos factores claves en la logística del comercio electrónico tan en auge en la actualidad.

La utilización de materiales biodegradables o incluso comestibles se plantean como posibles soluciones en un intento por imitar a la naturaleza, biomímesis, la cual no genera ningún tipo de residuo. Los bioplásticos serán los nuevos materiales utilizados en envases en el 2015. Se trata de polímeros derivados de materias primas renovables y/o biodegradables.

El Instituto Tecnológico del Plástico (AIMPLAS) está trabajando en el desarrollo de un biopolímero a base de ácido poliáctico a partir de residuos generados por la industria de la panadería y bollería que posteriormente se utilizará para fabricar envases en ese mismo sector.

El estudio de diseño sueco Tomorrow Machine está desarrollando envases innovadores que plantean soluciones muy interesantes. Un ejemplo de ello son los envases para aceite realizados en azúcar caramelizada y recubiertos con cera, para abrirlos se rompen como la cáscara de un huevo. El envase se desintegra al entrar en contacto con el agua.

Envases inteligentes

Otra gran tendencia que podremos observar en 2015 es la del smart packaging. Estos envases inteligentes ofrecerán nuevas funcionalidades y aportarán información sobre como consumir el producto, como cocinarlo o nos avisarán de que están a punto de caducarse. Un ejemplo de ello podemos verlo ya en las tintas termocromáticas de algunas etiquetas y envases las cuales nos indican si el producto está en la temperatura optima de consumo.

También encontramos en esta categoría envases activos, que se abren solos al alcanzar una determinada temperatura en el microondas por ejemplo, o disponen en su interior de un mecanismo de autopreparación, como los cafés para llevar con sistemas de autocalentamiento que encontramos en las gasolineras.

Un buen ejemplo de envase activo es el desarrollado por el estudio citado anteriormente Tomorrow Machine, el cual dispone de un packaging inteligente de apertura automática, el cual reacciona a una determinada temperatura y se abre dentro  del horno indicándonos que la comida está lista.

La universidad de Sevilla está trabajando junto al Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística (ITENE) en el desarrollo de sofisticados envases que consiguen preservar la vida útil de los alimentos. El grupo de expertos de Toxicología de la Universidad de Sevilla trabaja con arcillas modificadas de las que pretenden obtener un material nanocompuesto que mejore las propiedades térmicas de los envases y su aislamiento, evitando así altas temperaturas y que el oxígeno llegue al interior. Con estos súper materiales se consigue que los alimentos permanezcan más frescos durante mucho más tiempo reduciendo así la probabilidad de que el alimento se estropee.

Este tipo de envases también contarían con sofisticados sistemas de información como códigos QR o Bidi, preparados para ofrecer información sobre el producto, instrucciones de preparación en realidad aumentada o campañas de marketing. Esto es especialmente interesante en productos para diabéticos, celíacos, intolerantes a la lactosa, etc.

Envases adaptados

Su diferencia con el envase inteligente es que no actúa por si solo, pero si está diseñado para mejorar la experiencia de uso del consumidor. Estamos hablando de nuevos sistemas de apertura y cierre, sistemas de resellado que permitan guardar el producto sobrante, etc.

Esta tipología de envase cobra mucha importancia cuando pensamos en un sector de la población como la tercera edad. La población cada vez se hace más mayor y en este sentido es muy interesante proyectar envases que mejoren la accesibilidad.

Por otra parte, la creciente tendencia del nomadismo demanda productos “on the go” listos para llevar. Pese a su poco tiempo para cocinar, el usuario no quiere comer alimentos de mala calidad y quiere packs de preparación al instante para una cocina rápida, cómoda y saludable. Los congelados son también una buena forma de conservar los alimentos sin que pierdan muchas propiedades nutricionales y permiten conservar alimentos perecederos para poder usarlos cuando queramos como si de frescos se tratase.

Además, los envases deberán adaptar su tamaño y formato a los nuevos modelos de familia, como por ejemplo los hogares unipersonales, parejas sin hijos o familias numerosas, flexibilizando y ampliando la forma de presentar el producto.

Según un estudio de Pelican Communications, 4 de cada 10 consumidores deciden su compra en función de innovaciones presentes en el envase, como resellados, facilidad de apertura y sistemas de información como los códigos QR. El informe revela que el 43% de los compradores eligen el producto por el formato en el que se comercializa, demostrado que el envase influye directamente en las decisiones de compra de los consumidores.

Envases personalizados

La personalización de los envases es algo que ya hemos visto en marcas como Coca-Cola o Nutella, las cuales mostraban nombres de los consumidores en su envase. Estas campañas pretenden empatizar con el cliente y crear unos lazos que mejoren la relación de la marca con los mismos.

Son campañas que están dirigidas a la generación millennials y quieren acercar los modelos de consumo a una generación que está muy informada y es muy critica. La experiencia de marca que percibe el usuario final compensa los sobrecostes de personalizar el packaging. No es de extrañar que iniciativas similares inunden el mercado en el 2015 con campañas parecidas a la de Heineken, que permitía customizar por completo el aspecto de un botellín. El precio: 19,95 € el pack de seis unidades (Your Heineken)

Etiquetas claras

La transparencia será algo fundamental a la hora de presentar un producto en un futuro cercano. Y hablamos en sentido figurado y literal.

En primer lugar, las etiquetas deberán mostrar claramente la información nutricional del producto, su forma de elaboración y los ingredientes de los que se compone. Los sellos y certificados de calidad y procedencia cobran mucha importancia para un usuario que cada vez más concienciado con el desarrollo local o los alimentos orgánicos, por lo que aportarán un valor añadido en la compra. La trazabilidad del producto es algo que también se tendrá muy en cuenta y que el comprador valorará ver en el packaging.

De otro modo, la transparencia se hace tendencia en los envases para poder apreciar el producto en su totalidad, como reivindicación de origen y naturalidad mostrando la calidad del producto en vivo y haciendo el envase mucho más cercano.

Aprovechamiento del soporte

El aprovechamiento del packaging con fines publicitarios será otra de las técnicas utilizadas por las compañías para conseguir un mayor número de ventas. El envase es un elemento que está en contacto directo con el consumidor por lo que es el escenario perfecto para construir una identidad de marca potente y llevarla hacia otros canales o productos de la misma.

El packaging multisensorial permite conectar con las emociones del usuario y hacer que se identifique con la marca, estableciendo lazos sentimentales y no racionales que son los que determinan las decisiones de compra. Un buen ejemplo de este packaging multisensorial lo encontramos en la botella de edición limitada de J&B ganadora de un Pentawards de Oro y Premio Special en 2014.

Abel Ramírez Rivero para la Asociación Andaluza de Coolhunting

Anuncios

2 Respuestas a “Tendencias en packaging 2015

  1. Pingback: CiB Comercios Innovadores de Bilbao » Archivo » Las 10 Noticias Flash de enero·

  2. Pingback: Uno de esos locos: Abel Ramirez Rivero. | |Bendita Creatividad|·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s