TELETRABAJO, más que una opción


“Pues Laura está trabajando para una empresa de Barcelona, pero lo hace desde casa”.

Este comentario ya no resulta extraño. El teletrabajo se ha convertido en una de las prácticas organizativas más extendidas en los últimos tiempos. La deslocalización de la producción de bienes y servicios, y la globalización del mercado laboral lo propiciaron; hoy día, tiene cabida en prácticamente todos los modelos de negocios, al menos, en algunas de sus estructuras productivas.

En el contexto actual, las empresas acuden al teletrabajo con el fin de reducir costes sin renunciar a sus empleados; o como forma de trabajar con profesionales que simplemente, no viven en la misma ciudad. Para los trabajadores, se convirtió desde sus inicios en una gran ayuda para conciliar su vida personal y familiar.

Pero además, existen otros aspectos positivos que añade a los resultados de las organizaciones que ya han introducido esta tendencia en su día a día, pero que sin embargo, éstas desconocen. ¿Quieres saber cuáles?

– El teletrabajo aumenta el nivel creativo y participativo del equipo, ya que la comunicación on-line favorece el nacimiento y puesta en común de nuevas ideas. Como dicen Kiesler, Siegal y McGuire (1984), “puede animar a las personas a participar más activamente y ser más creativas de lo que son en persona”.

– También favorece el apoyo emocional entre compañeros (inicialmente a través de e-mail, hoy día gracias a Facebook o el chat de Google+).

– Origina un clima laboral positivo. Romá y Peiró (1999) afirman que éste aumenta si en el entorno laboral existe innovación, interacción social, apoyo y un enriquecedor intercambio entre un buen líder y su equipo de trabajo.

– Aumenta la calidad profesional de los miembros del equipo, ya que hace posible el acceso a nuevas informaciones y a círculos sociales, donde, como indican Kraunt y Attewell (1993), pueden encontrarse profesionales que compartan conocimientos y experiencias enriquecedoras.

– Otros beneficios derivados de la conciliación de la vida personal y laboral pudieron extraerse de los resultados que siguieron a la implantación del Programa piloto para la aplicación del teletrabajo en la Universidad de Zaragoza (2011). Se demostró un aumento del compromiso de los trabajadores con la organización, promovió la evaluación del desempeño en base a objetivos previamente establecidos y ocasionó la mejora de las relaciones de confianza, transparencia y comunicación entre los trabajadores y sus superiores.

Sin embargo, estos efectos no van a darse bajo cualquier circunstancia. Las empresas construyen sus propias costumbres, lo que se refleja en la cultura que le dan identidad y rige sus políticas. Algunos aspectos de esa cultura pueden chocar con la consecución de dichos efectos. Por ello, las organizaciones tendrán que preguntarse:

– ¿Cuál es su política de redes sociales? ¿Contiene las pautas de uso para los trabajadores durante su tiempo de trabajo?

– ¿Qué importancia se le otorga al presencionismo laboral?

– ¿Cuáles son los parámetros que se utilizan para la medición del rendimiento? ¿Se potencia la consecución de los objetivos? ¿Cómo? ¿Qué valor se le da a la iniciativa de los trabajadores?

– ¿Cuál es el perfil de los empleados? ¿Qué capacidad tienen de autodisciplina y confianza con la organización?

–  ¿Cuál es el estilo de liderazgo?

Algunas empresas de nuestra región saben perfectamente lo que significa adaptarse a estos cambios, y concibieron desde sus inicios una organización preparada para adaptarse al teletrabajo. Uno de los casos de éxito es la consultora andaluza Management & Research, quienes adelantados a los tiempos que corren, iniciaron hace 10 años su actividad con centros de trabajo en Huelva,  Bormujos, Mérida, y más recientemente, en Latinoamérica, donde actualmente tienen la mayor parte de su actividad.

Pocas empresas conocen como ellos los pros y los contras de trabajar a distancia: “a veces, resulta complicado cuadrar agendas, y la supervisión de los proyectos se hace difícil cuando nos separan casi 6 horas de diferencia”, nos cuenta su Gerente, Francisco Ramos. “Estamos poniendo en marcha un plan para resolver estas cuestiones, sirviéndonos de las nuevas aplicaciones en Red, que van a ayudarnos a mejorar nuestra comunicación”, afirmó Jesús de la Corte, su Director General.

Es muy importante que exista un contexto en la organización que permita implantar el teletrabajo de forma exitosa. Las empresas que mejores resultados obtienen son aquellas que premian la iniciativa, la innovación, la polivalencia, y se basan en relaciones abiertas y colaborativas.  Por eso, para ellas, el teletrabajo es mucho más que una opción: es una tendencia de desarrollo organizacional que, con altísima probabilidad, tiene visibles resultados que propiciarán beneficios sin ninguna duda.

Paola Caballer, Recursos Humanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s